trabajo y esclerosis múltiple

¿Cómo va a afectar la Esclerosis Múltiple (EM) a mi actividad laboral?

La mayor parte de los pacientes con EM van a estar dentro de la edad laboral y productiva

TRABAJO Y ESCLEROSIS MÚLTIPLE (EM)

La mayor parte de los pacientes con EM van a estar dentro de la edad laboral y productiva. Debido a la gran variedad de síntomas que pueden aparecer y al curso impredecible, es normal que cuando se diagnostica la enfermedad, una de las primeras preguntas sea cómo va a afectar la enfermedad a mi actividad laboral.

Entre los síntomas que más van a alterar el desempeño de un trabajo van a ser la fatiga y la disminución de la movilidad. Dentro de esta última, la dificultad para caminar va a ser fundamental para que el paciente disminuya su actividad laboral o la abandone. Según estudios realizados en pacientes con EM, cuando el paciente tiene una dificultad para la marcha, que le impide caminar más de 300 metros sin ayuda (puntuación de 3,5 a 4 en la escala EDSS), va a sufrir una importante afectación del rendimiento laboral e incluso en la realización de las labores domésticas.

Todo lo anterior va unido a una disminución de las ganancias monetarias por la disminución de las horas de trabajo o pérdida del empleo. Es significativo que cuando se trata la EM, con inmunomoduladores (tratamientos que disminuyen la frecuencia de los brotes), en los periodos iniciales, se va a mantener durante más tiempo la actividad laboral de los pacientes.

Gracias a estos tratamientos, en la actualidad el 43% de los pacientes que sufren de EM durante más de 12 años, mantienen sus puestos de trabajo. Sin embargo, muchos expertos creen que este porcentaje podría ser más alto.

Las empresas tienen ideas preconcebidas sobre lo que las personas con alguna discapacidad pueden hacer, por lo que va a tomar tiempo superar este tipo de barreras. En un primer momento, puede ser necesaria algún tipo de acomodación física en el lugar del trabajo o incluso cambiar, no disminuir, el horario laboral. También el paciente debe de preguntarse si con los síntomas de su EM su rendimiento va a interferir en el rendimiento laboral de sus compañeros de trabajo o si estos síntomas pueden empeorar por el desempeño de esta actividad laboral.

ADAPTACIÓN EN EL LUGAR DEL TRABAJO

Es importante evaluar que impedimento físico se sufre, para mejora adaptar el lugar de trabajo. Si el síntoma principal es la fatiga, a parte de un lugar con la temperatura adecuada, se debería evitar que la actividad mantenida nos lleve a la extenuación. Se debería de acortar las horas de trabajo continuo con espacios de descanso de 5 a 10 minutos cada hora y media. Si la actividad es con un ordenador, produce menos cansancio utilizar programas de dictado que al hablar transcriban las palabras sobre dicho ordenador, que teclear.

Con estas simples adaptaciones puede mejorar sobremanera el rendimiento laboral de los pacientes con EM.

El disminuir la jornada laboral no quiere decir que se deje de ser productivo para la sociedad. Si una persona con EM tiene que bajar su actividad laboral a la mitad, la otra parte del tiempo la puede dedicar, por ejemplo, a labores de voluntariado.

¿CÓMO MEJORAR EL RENDIMIENTO LABORAL?

La realización de ejercicio físico aeróbico que mejoran el equilibrio y la resistencia, se ha observado que aumentan el rendimiento físico e intelectual en pacientes con EM y por ende el rendimiento laboral. Es preferible la realización de 30 minutos de ejercicio todos los días.

Saber manejar el estrés también es importante, no solo para evitar un empeoramiento de los síntomas de la EM, sin no también para evitar la fatiga y por tanto el mal rendimiento laboral.

Habrá que plantearse disminuir el horario laboral o dejar de trabajar, si la movilidad me impide el traslado al puesto de trabajo (evaluar la posibilidad de realizar el trabajo desde el domicilio), si el trabajo supone viajes continuos (sobre todo a lugares con poca atención médica), si hay alteraciones cognitivas, si la fatiga es muy intensa y no controlable, si hay problemas de movilidad y el trabajo supone la conducción de un vehículo, etc..

Algunas ideas para mejorar al actividad laboral en pacientes con EM:

Actividades de la vida diaria:

  • Permitir la utilización de personas de soporte durante los momentos que el paciente los necesite
  • Hacer el lugar de trabajo fácilmente accesible
  • Trasladar el lugar de trabajo cerca del cuarto de baño
  • Realizar descansos
  • Explicar a los responsables del trabajo, el porqué y la conveniencia de estos cambios

Mejorar el rendimiento cognitivo:

  • Escribir lo que hay que hacer en el día
  • Priorizar las tareas
  • Permitir flexibilidad en la realización de estas tareas
  • Ayudas para la memoria como la utilización de diarios o avisadores
  • Minimizar las distracciones
  • Reducir el estrés

Reducir la fatiga:

  • Disminuir el ejercicio físico y el estrés en el lugar de trabajo (utilizar ascensores)
  • Horario de descansos periódicos
  • Flexibilidad en el horario de trabajo
  • Trabajar desde casa
  • Diseño ergonómico del lugar de trabajo como la silla y la mesa
  • Si hay que recorrer distancias largas, realizarlas en un “scootter” u otro medio de transporte

Mejorar la motricidad fina:

  • Teclados de ordenador ergonómicos
  • Programas de dictado para evitar teclear
  • Acceso al teléfono por voz
  • Ayudas para la escritura.
  • Utilización de atriles para sujetar libros o notas

Sensibilidad al calor:

  • Mantener una temperatura estable en el lugar de trabajo (23 a 24 grados)
  • Utilizar ropa ligera
  • Permitir desarrollar el trabajo fuera de las horas de más calor durante el día
  • Mejorar la comunicación y el habla:
  • Utilizar amplificadores de la voz
  • Utilizar la comunicación escrita (correos electrónico, Fax, etc..)
  • Cambiar a una posición laboral que no requiera comunicación oral constante

Empeoramiento visual:

  • Magnificar el tipo de letra en el ordenador
  • Aumentar la luminosidad en el lugar donde se trabaja
  • Utilizar una pantalla que no deslumbre (pantalla antirreflejante)

CONCLUSIONES

El paciente con un diagnóstico de EM no debe de renunciar a la actividad laboral por el propio hecho del diagnóstico. Su actividad deberá acomodarse a su grado de discapacidad, pero con pequeñas adaptaciones en su lugar de trabajo podrá seguir realizado su actividad. La permanencia en su trabajo le va a producir una mayor sensación de bienestar que va a contribuir a la mejora de su calidad de vida y autoestima.

BIBLIOGRAFÍA:

1.- EEOC Regulations To Implement the Equal Employment Provisions of the Americans With Disabilities Act, as Amended, 29 C.F.R. 1630 (2011).

2.- Equal Employment Opportunity Commission. (2000). Enforcement guidance on disability-related inquiries and medical examination of employees under the Americans with Disabilities Act. Retrieved December 21, 2011, from http://www.eeoc.gov/policy/docs/guidance-inquiries.html

3.- National Multiple Sclerosis Society. (n.d.). FAQs about MS. Retrieved December 21, 2011, from http://www.nationalmssociety.org/about-multiple-sclerosis/what-we-know-about-ms/faqs-about-ms/index.aspx

Dr. A. Yusta Izquierdo
Neurólogo
Jefe de Neurología del Hospital Universitario de Guadalajara
Profesor de Neurología de la Universidad de Alcalá

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

BACK

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “Política de Cookies”. Ver aquí nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies