Esclerosis Múltiple: tratamiento

Hoy en día, no hay ningún tratamiento que cure la esclerosis múltiple; sin embargo, en los últimos años hemos tenido la suerte de comprobar como han ido apareciendo tratamientos que han demostrado, de forma clara, tener un efecto sobre la esclerosis múltiple. Nos estamos refiriendo al interferón beta, por supuesto, pero no sólo a él. Quizá tan importante como el posible beneficio terapéutico que se consiga con el interferón en algunos enfermos, es el hecho de haber demostrado que existen tratamientos que pueden alterar el curso de la enfermedad y que este no es inexorable, sino que podemos modificarlo en cierta medida.

¿Qué tratamientos pueden mejorar el curso de la enfermedad?

El interferón beta, la azatioprina y el copolímero-I (también llamado glatiramer acetato) son fármacos que han demostrado en distintos ensayos clínicos su eficacia para reducir el número de brotes en los pacientes con formas recurrentes-remitentes. Una de las presentaciones del interferón beta también ha demostrado ser eficaz para reducir la progresión de la discapacidad en las formas secundarias-progresivas, así como otro fármaco denominado mitoxantrona. Uno de los tratamientos más esperanzadores para los pacientes de esclerosis múltiple es el natalizumab, comercializado por Biogen Idec con la marca de tysabri.

Existen múltiples ensayos clínicos en marcha, en los que colaboran miles de enfermos de todo el mundo (también de centros españoles), sobre estos y otros fármacos, de los que poco a poco iremos conociendo los resultados.

En España, siguiendo las normativas de la CE, están aprobados para su uso en el tratamiento de esclerosis múltiple tres preparados comerciales de interferón beta, dos por vía subcutánea y uno por vía intramuscular, y la azatioprina. La indicación del tratamiento la establece el neurólogo. Hay que tener en cuenta que se trata de tratamientos prolongados, y que cada uno de ellos tiene sus incomodidades y efectos secundarios, por lo que es necesario establecer claramente cuál es el beneficio esperable del tratamiento en cada paciente y si este supera los inconvenientes del mismo.

¿Cómo tratamos los brotes de la esclerosis múltiple?

Cuando el paciente tiene un brote con afectación severa: debilidad en uno o varios miembros, desequilibrio, pérdida de visión, visión doble u otros síntomas incapacitantes, el neurólogo suele proponer al paciente tratamiento con corticoides a dosis elevadas por vía intravenosa durante unos días. Sabemos que este tratamiento no mejora a largo plazo la recuperación del brote, pero al menos hace que la recuperación sea más rápida. Cuando los brotes son leves, muchos médicos prefieren no tratarlos, aunque algunos utilizan corticoides a dosis más bajas por vía oral. Durante los brotes es recomendable que el paciente guarde reposo, si bien en la fase de recuperación será preciso la ayuda de la rehabilitación en muchos casos.

Tratamientos sintomáticos  de la esclerosis múltiple

Durante el curso de la esclerosis múltiple vamos a encontrarnos con múltiples síntomas que requerirán un manejo más específico y, con frecuencia, la colaboración de otros especialistas: la espasticidad, el dolor, la depresión, la fatiga, los trastornos de la micción y sexuales, etc., son síntomas que pueden afectar a algunos enfermos en mayor o menor medida y que muchas veces tienen una fácil solución si se reconocen adecuadamente y se ponen las medidas diagnósticas y terapéuticas oportunas.

¿Es necesaria la rehabilitación?

La mayoría de los enfermos se benefician de la realización periódica o continua de sesiones de fisioterapia, tanto desde un punto de vista estrictamente físico (por ejemplo, como tratamiento de apoyo en la espasticidad), como por lo que supone de mejoría del “tono vital” en general; además de la sensación de estar haciendo algo por uno mismo y de estar colaborando activamente en el tratamiento. Desgraciadamente, el sistema público de salud no dispone de suficientes medios en la actualidad para satisfacer esta demanda de los enfermos. El principal esfuerzo que realiza el CIEN de ADEM-AB es intentar suplir esta carencia.

BACK

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “Política de Cookies”. Ver aquí nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies