bajos niveles de vitamina D al riesgo de esclerosis múltiple

La vitamina D interactúa con una variante genética que favorece la Esclerosis Múltiple

La vitamina D interactúa con una variante genética que favorece la Esclerosis Múltiple

La falta de vitamina D durante la gestación y en los primeros años de vida puede elevar el riesgo de esclerosis múltiple, según un trabajo que aparece hoy en PLoS Genetics. Aunque las causas de la esclerosis múltiple aún no se han determinado, cada vez hay más pruebas que ubican su origen en una combinación de factores genéticos y ambientales. En trabajos previos se ha comprobado que la población del norte de Europa tiene más riesgo de sufrir la enfermedad si vive en zonas poco soleadas. Este dato parece sostener la hipótesis de que la deficiencia de la vitamina D, producida en el organismo con ayuda de la acción de los rayos solares, eleva las probabilidades de desarrollar la esclerosis múltiple. Ahora un trabajo viene a sustentarla con hallazgos genéticos.

El efecto genético más potente parece venir de una región del cromosoma 6 que contiene una variante genética llamada como DRB1*1501 y de las secuencias de ADN adyacentes. Los autores del hallazgo, encabezados por George Ebers, de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, indican que si la esclerosis múltiple aparece en uno de cada mil británicos, esta cifra se eleva a uno de cada 300 portadores de una sola copia de la variante genética y al 1 por ciento en el caso de que porten dos copias.

Los científicos han descubierto que la vitamina D activa una serie de proteínas vinculadas a la secuencia del ADN cercana a la variante genética. “En las personas con la variante DRB1 asociada a la esclerosis múltiple, la vitamina D parece jugar un papel importante. Si no hay suficiente vitamina disponible, el gen no puede funcionar adecuadamente”, explica Julian Knight, otro de los autores del trabajo.

“Sabemos desde hace tiempo que genes y medio ambiente determinan la aparición de la esclerosis múltiple. En este trabajo demostramos que el principal candidato para ser un factor de riesgo exógeno (la vitamina D) y un gen interactúan directamente”. El hallazgo completa otro, publicado también por el grupo de Eber, donde se observaban efectos epigenéticos en esa misma región genética.

DM Nueva York 06/02/2009
(PLoS Genetics 5(2): e1000369).

Fuente: www.diariomedico.com

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

BACK

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “Política de Cookies”. Ver aquí nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies